Diamantes azules

¡Los diamantes azules existen! Al ver estos diamantes, es difícil creer que sean reales, y más aún, que puedan ser producto de la naturaleza. Como algunos de los diamantes de color más codiciados, los coleccionistas de todo el mundo han perseguido estas gemas durante siglos.

¿Por qué son tan apreciados (y cotizados)? Los diamantes azules son una verdadera rareza, además poseen una belleza sorprendente que es casi imposible de igualar.

Si todavía no estás seguro de la autenticidad de estas piedras o simplemente quieres saber más sobre cómo se producen, aquí tiene algunas respuestas a las preguntas más importantes sobre estos diamantes.

¿Qué es un diamante azul?

Para ser considerado un verdadero diamante azul, la piedra debe haber sido encontrada en su estado natural, en bruto, con este tono. Un diamante de otro color que ha sido tratado con irradiación o calor, en realidad, en apariencia será azul pero en el fondo será un diamante que originalmente no tenía ese color. Por eso es tan importante comprar un diamante azul certificado por laboratorios de rigor y prestigio como el Instituto Gemológico Américano, líder indiscutible en la graduación de diamantes pero en especial en los colores de fantasía.

Es raro que un diamante de este tipo no venga con este informe, pero en tal caso, es primordial obtenerlo inmediatamente después de la compra del diamante, aunque lo recomendable es conocer de antemano, mediante el certificado, el diamante que estamos comprando.

En estos informes gemológicos indicarán el origen del color de la piedra (natural o tratado) y también especificarán el color exacto (graduación fancy). Si el diamante azul tiene este color desde su formación, bajo el origen en el certificado indicarán la palabra «natural».

Tonalidades de los diamantes azules

Es también digno de mencionar que hay una variedad de tonalidades cuando hablamos de diamantes azules. Mientras que algunos pueden tener un tono puro, otros pueden tener matices verdes, violetas o grises. Además, la intensidad puede variar de ligera a vívida. Estos cambios «ligeros» en colores pueden significar MUCHO cuando hablemos de precio.

¿Cómo se crean los fancy azul?

Los diamantes de colores de fantasía azul se producen gracias al contenido de boro en su composición. Los diamantes en general son carbono puro (99%) acompañado de ciertas impurezas como el boro que dan la coloración azul o el nitrógeno la amarilla. Por ejemplo, un diamante tratado para ser azul, no tendrá boro en su composición, esta es una de las principales diferencias que los gemólogos en los laboratorios buscan para saber el «origen» del color azul.

Entonces, cuando se trata de los naturales, la razón del color es esta pequeña cantidad de boro que absorbe la luz roja para que un diamante sea azul.

Más concretamente, las piedras adquieren esta tonalidad cuando el boro está presente durante la formación del diamante y el contenido de nitrógeno es bajo. Este contenido de boro también marca otra diferencia importante entre los diamantes azules naturales y los tratados: confiere la capacidad de conducir la electricidad, una característica exclusiva de los diamantes naturales azules.

Principales yacimientos de diamantes azules

Hay muy pocas minas donde se pueden encontrar diamantes azules. La mayoría de los diamantes azules provienen de la mina Argyle de Río Tinto en Australia y de la mina Cullinan de Petra Diamonds, cerca de Pretoria, Sudáfrica. Un número más pequeño de diamantes azules se ha extraído en la mina Goloconda en la India (yacimiento muy antiguo e histórico de diamantes).

Recientemente, se han encontrado un número récord de diamantes azules en bruto y cada uno de ellos batió récords al venderse.